Los fundamentos de la monarquía hereditaria en la obra política de Chistine de Pizan

  • Juliana Eva RODRIGUEZ Instituto Multidisciplinario de Historia y Ciencias Humanas (IMHICIHU) - Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET)
Palabras clave: Baja Edad Media, monarquía, sangre, herencia, Valois

Resumen

Hacia comienzos del siglo XV la sangre real, el mito de los orígenes troyanos, la unción y el poder curativo de los reyes franceses se había desarrollado lo suficiente para dar lugar al ciclo de la realeza francesa en el origen de la “fe monárquica” de los siglos posteriores. Sin embargo, la elaboración de los argumentos que hicieron a la tradición monárquica estuvo lejos de ser un proceso fortuito, sino que fue forjándose al calor de las luchas que la monarquía entabló con las fuerzas internas y externas al reino: señores, príncipes, reyes, emperadores y papas. Hoy día, no caben dudas de que el hábil monarca que fue Carlos V, desde 1364 hasta 1380, contribuyó ampliamente a desarrollar semejantes argumentos, al punto de forjar definitivamente el ciclo monárquico de la realeza francesa, el cuál perduraría más allá de la gran Revolución. No obstante, si dentro de la propaganda política de la monarquía los criterios hereditarios podían convivir, sin mayores problemas, junto a otros argumentos que hacían de la sabiduría, las ciencias, y el mérito elementos constitutivos del poder real, ¿podemos plantear lo mismo para el caso de Christine de Pizan? ¿Cuál es el empleo de los fundamentos de la monarquía hereditaria en una autora que hace de la sabiduría regia la estructura de su modelo político? A continuación, nos abocaremos a tratar el modo particular en que la autora vehiculiza la serie de argumentos tendientes a legitimar la monarquía hereditaria a fin de adaptarlos a su pensamiento político.

Descargas

La descarga de datos todavía no está disponible.
Publicado
2019-12-23